Como familia que siente el dolor y la tragedia de los suyos, queremos acompañar solidariamente a nuestras hermanas FMMDP, a las comunidades de AMAM de la ciudad de Beira, a los familiares de varias de nuestras hermanas de Mozambique, así como a todo el pueblo mozambiqueño que en estos días sufre las consecuencias de la tormenta que asoló el país.

El pasado 14 de marzo, el ciclón Idai arrasó territorios enteros de Mozambique, Zimbabwue y Malawi, en el que ya se considera como el peor desastre que ha sufrido el sureste de África en dos décadas.

En Mozambique el número oficial de muertos asciende a 200, pero cada día la cifra va en aumento; el presidente del país Filipe Nyusi aseguró, después de visitar las zonas más devastadas, que esa cifra podría elevarse a los 1.000.

La ciudad más afectada fue Beira, capital de la provincia de Sofala y una de las principales ciudades de Mozambique. El 90% de la ciudad ha quedado completamente devastada, según los informes de la Cruz Roja Internacional. Muchas casas han quedado totalmente destruidas, no hay agua potable ni energía eléctrica y desde el sábado está aislada por tierra debido a las inundaciones.

En los distritos vecinos a Beira miles de ciudadanos siguen en los tejados de las pocas viviendas que quedan en pie y en las copas de los árboles que resistieron a la fuerza de los ríos Búzi y Pungué que, desde el sábado, están desbordados y han provocado inundaciones en la zona. Un área de 100 kilómetros de largo está totalmente inundada. Un “océano” en la tierra que aísla por completo muchos pueblos.

Miles de personas se han visto afectadas por el desastre, que puede seguir agravándose en los próximos días.

Que nuestras hermanas y hermanos no se sientan aislados afectivamente… ¡Que desde todos los rincones en donde estamos presentes como familia FMMDP les llegue nuestro cariño, nuestra oración y ayuda solidaria!!