Queremos ser…

Mujeres pobres y comprometidas con los pobres

 Urgidas a insertarnos en la realidad con un estilo de vida sencillo y austero, a dejarnos afectar por el sufrimiento de los pobres y a defender la integridad de la creación como un bien que pertenece a todos.

Estamos llamadas a un compromiso real y efectivo en la construcción de un mundo más solidario y fraterno y a entregar gratuitamente nuestra vida en favor de los necesitados.

 

Mujeres orantes y contemplativas en la vida

 Vivimos la confianza en “Dios Providente, Todo Bien, Sumo Bien”. Identificadas con Jesús pobre y humilde, asumimos la realidad de la existencia humana. 

Fortalecidas por el Espíritu, vivimos con gozo nuestro compromiso y anunciamos la fe que sostiene y fundamenta nuestra vida.

 

Mujeres fraternas y creadoras de fraternidad

 Aprendemos a ser hermanas de todos desde unas relaciones recíprocas y de igualdad, donde cada persona es acogida, apoyada y valorada en su ser único e irrepetible.

Como mujeres consagradas colaboramos para que este mundo se convierta en un hogar acogedor para todos, especialmente para aquellos que la sociedad excluye y margina.

 

Mujeres reconciliadas y constructoras de Paz y Bien

 Desde nuestro ser de franciscanas nos sentimos llamadas a ofrecer el testimonio de una vida reconciliada y en armonía con todo cuanto nos rodea, a reconocer en cada ser a un hermano.

Como Francisco, queremos ser artífices de paz, de reconciliación y comunión con los hombres y mujeres de hoy y con la creación.