FORMACION

La experiencia de María Ana Mogas inspira nuestro itinerario formativo. Desde la espiritualidad franciscana, buscamos vivir el Evangelio “en espíritu de oración, pobreza y humildad”, y dar testimonio con la palabra y con las obras.

María, Divina Pastora, es Maestra de nuestro seguimiento incondicional a Jesús y de servicio a los hermanos y acompañante de nuestro itinerario formativo.

 

Este proceso de formación se realiza a lo largo de varias etapas: postulantado, noviciado y juniorado, precedidas por el aspirantado y culminadas con la preparación de la Profesión Perpetua (PPP).

Tiene por objetivo “ayudar a la joven a tomar conciencia de su vocación y a responder progresivamente a ella como FMMDP” (C 127)

Después de la Profesión Perpetua continúa el proceso formativo con la Formación Permanente, que lleva a plenitud lo comenzado en las etapas iniciales.