La Exhortación post-sinodal «Querida Amazonia», fue publicada el 12 de febrero. Traza nuevos caminos de evangelización y cuidado del ambiente y de los pobres. El Papa Francisco desea un nuevo impulso misionero y alienta el papel de los laicos en las comunidades eclesiales.

Imagen: vaticannews.va

“La querida Amazonia se muestra ante el mundo con todo su esplendor, su drama, su misterio. Dios nos regaló la gracia de tenerla especialmente presente en el Sínodo que tuvo lugar en Roma entre el 6 y el 27 de octubre, y que concluyó con un texto titulado Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral».

Así comienza la Exhortación apostólica post-sinodal, «Querida Amazonia». El Papa, en los primeros puntos (2-4) explica “el sentido de esta Exhortación” llena de referencias a documentos de las Conferencias Episcopales de los países amazónicos, pero también a poemas de autores relacionados con la Amazonia. Hace hincapié en que desea “expresar las resonancias” que el Sínodo ha provocado en él. Y precisa que no pretende sustituir ni repetir el Documento Final, que nos invita a leer “íntegramente”, esperando que toda la Iglesia se deje “enriquecer e interpelar” por él y que la Iglesia de la Amazonia se comprometa “en su aplicación”.

Francisco comparte sus “Sueños para la Amazonia” (5-7), cuyo destino debe preocupar a todos, porque esta tierra también es “nuestra”. Formula “cuatro grandes sueños”:

  • que la Amazonia “luche por los derechos de los más pobres”,
  • “preserve la riqueza cultural”,
  • “custodie celosamente la abrumadora hermosura natural” y, por último,
  • que las comunidades cristianas sean “capaces de entregarse y encarnarse en la Amazonia”.

Fuente: vaticannews.va

Comparte en tus redes