Dirigido por la Hermana Elvira, FRANCISCANA MISIONERA DE LA MADRE DEL DIVINO PASTOR

Creo que, en el fondo, esperaba algo que me hiciera reaccionar para bien. Por esto, y sin saber por qué, en el rezo de la mañana, pronuncié una frase “Señor, que la hermana Elvira, consiga con su palabra acercarnos más a Ti”. Y vaya si lo consiguió, con su palabra serena, sencilla y brotada de su amor a DIOS despertó en nosotros un interés y atención especial. Comenzó con una parte teórica, basada en lo que denominó:

“SABORES DE LA CUARESMA”

EL PRIMER SABOR: “EL SABOR DEL SILENCIO

Como debemos conseguir nuestro propio silencio, para hablar solo con DIOS y con los hermanos.

EL SEGUNDO SABOR: “EL SABOR DE LA ESCUCHA

A los seres nos gusta, que nos escuchen, pero no nos apetece lo reciproco, escuchar a los demás. Si fuésemos capaces de escuchar, recibiríamos la riqueza, de lo que el SEÑOR está dispuesto siempre a transmitirnos y si escucháramos a nuestros hermanos, nos llenaríamos de paciencia, amor y dulzura, con ese ser deseoso, de su escucha, de su pena o alegría, de su esperanza o amargura, de su ilusión o agravio, con esta escucha, conseguimos desaparecer nuestro ego, y nos capacita oír a Dios y a nuestro prójimo.

EL TERCER SABOR: ” SABOR DE LA TERNURA Y BONDAD

Aquí comenta la Parábola de la higuera que no da fruto, nos muestra la ternura y bondad de Dios con su inagotable paciencia, para esperar que la higuera de su fruto.

EL CUARTO SABOR: “SABOR DEL ABRAZO

Comenta la parábola del Hijo Pródigo, Cómo el padre al ver a su hijo volver a su casa corre a su encuentro y sin reproche alguno, lo abraza y besa con gran alegría. A partir de ahora convierte el retiro en una forma dinámica, nos agrupa de forma casual y a cada uno de los grupos, nos da uno de los sabores para recapacitar y comentarlo y después compartir con la asamblea.

Con este sabor termina haciéndolo realidad y todos nos damos un ABRAZO lleno de amor y alegría, compartiendo todos los sabores que ambientaron nuestra sala.

Sólo puedo añadir mi agradecimiento a la hermana Isabel Martínez por traernos su Hermana Elvira también del Consejo General, porque consiguió en grado sumo acercarnos más a Dios y a todos los hermanos/as.

Les damos muchas Gracias y que se repita.

Galería de FOTOS