Después de 83 años de presencia FMMFP en Abrantes (Portugal), el día 26 de noviembre, solemnidad de Cristo Rey, se celebró la eucaristía de despedida agradecida de nuestras hermanas. Presidió la celebración el Obispo de la Diócesis de Portalegre-Castelo Branco, Monseñor Antonino Eugénio Fernandes Dias.

Destacamos algunas de las palabras de hermana Palmira, Delegada General de Portugal, al final de la emotiva celebración:

Lo que surge con mayor intensidad es la alabanza al Señor por estos años de permanencia congregacional en esta tierra, en este pueblo acogedor y familiar.

En los primeros 35 años, nuestra labor apostólica fue el contacto directo con hermanos en el campo de la salud. Un tiempo que fue oportunidad para poder vivir, día tras día, el estilo del “buen samaritano” que se compadeció de los heridos que yacían al borde del camino. Este ministerio fue una riqueza y una chispa de luz derramada en el corazón de tantos hermanos y hermanas, en tantas vidas.

Agradecimiento a quienes caminaron con nosotras

La hermana Palmira expresó su agradecimiento a todos los que a lo largo de estos años nos han ayudado a responder a la misión encomendada: profesionales de la salud, administradores, colaboradores. Así como también a todas las personas que nos han acogido a lo largo de este camino histórico: a los Obispos, equipos sacerdotales, consejo pastoral, agentes de evangelización: catequistas, cantores, visitadores de enfermos…

Se presentaron algunos símbolos de nuestra presencia en Abrantes:

  • Nuestro logo, que habla de nuestro ser como franciscanas: apertura a nuestros hermanos, sencillez, pobreza al estilo de Francisco, itinerancia, fraternidad.
  • La fecha nos recuerda el año de nuestra llegada a Abrantes: 1940.
  • Una lámpara que expresa el don de la fe, de la vocación religiosa, alimentada cada día. Su pequeña llama simboliza la que intentamos irradiar en quienes se cruzaron con nosotros.
  • Nuestra Fundadora, Beata María Ana Mogas Fontcuberta, nos dejó un lema que refleja su vida y lo que aspiraba para cada una de sus hermanas como proyecto de vida:

“Amaos unos a otros

Caridad, verdadera caridad

Amor y Sacrificio”

Fue este Amor y Sacrificio lo que guio la vida franciscana de cada miembro de la comunidad aquí, y esperamos que así sea siempre.

Leer mensaje completo en portugués

Galería de FOTOS