El 22 de agosto de 1970, a petición de los Padres Capuchinos, las hermanas Victoria Padrón, Camila Freire, Providencia Esteban y Celina García iniciaron una loable misión en Santa María de Wonkén, (Venezuela) ,en el corazón de la Gran Sabana, en medio del noble pueblo Pemón. Sin saber cómo sería el futuro, vivieron el presente abriendo caminos inimaginables.

Durante estos 49 años, Wonkén ha sido un lugar donde la mano de Dios, a través de las hermanas, los sacerdotes y los laicos, poco a poco fue modelando esta tierra con una gran calidad humana, técnica y cristiana, recibiendo incluso reconocimientos y premios a nivel nacional.

Isaura Calvo, Amaya González y Guadalupe Montañez, fueron las últimas hermanas en la misión de Wonkén. La hermana Guadalupe expresa, junto con el dolor por la despedida, su agradecimiento por todo lo vivido y compartido con el pueblo pemón.

“Adiós Wonkén…tierra amada y bendecida por Dios. El Valle de Wonkén. Me queda agradecer a Dios por haberme permitido estar por segunda vez entre los hermanos pemones. Una bella experiencia misionera donde aprendí muchas cosas. La misión es donde Dios te lleva de la mano y te acompaña. No te deja sola.

Muchas gracias a todos ustedes hermanos pemones, gracias jóvenes, niños, adultos, comunidades, por su sencillez, acogida y cariño. Por su espíritu de sacrifīcio, su amistad. Gracias por todo.

Dios les siga bendiciendo en todo momento. Sigan siendo anunciadores de Jesús resucitado, no se cansen, sean firmes en la fe. Ayúdense entre todos. Vivan unidos a pesar de las diferencias.

Cuiden ese bello paisaje que es la naturaleza llena de encanto y belleza.
Muchas gracias por todo y me disculpan lo que no fue bueno.
Desde cualquier punto donde me encuentre me acordaré de los tepuis, puestas de sol, tumä, kachiri, represa, abrosä, saltos…

¡MUCHAS GRACIAS! DIOS LES BENDIGA.
LA DIVINA PASTORA LES CUIDE. AMÉN”

Galería de FOTOS

Comparte en tus redes