©
Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor
Personalidad y fisonomía
L as   religiosas   que   convivieron   con   la   Madre   Fundadora   y   en   los   años   inmediatos   a   su   fallecimiento,   acaecido éste   el   3   de   julio   de   1886,   vivían   de   la   misma   experiencia   carismática   de   ella;   se   habían   formado   en   su escuela y su legado espiritual latía en sus mentes y corazones:   "Amaos ... sufríos ... caridad, caridad verdadera. Amor y sacrificio". A demás   de   ser   testamento   para   las   generaciones   futuras,   María   Ana   y   sus   Hermanas   lo   adoptaron   como actitud   de   vida,   lo   transmitían   fielmente   en   sus   obras   y   lo   manifestaban   en   sus   respectivas   misiones   y   tareas rezumando   la   riqueza   espiritual   de   una   fidelidad   inquebrantable   a   la   vocación   recibida;   de   aquí   que   la   oración, la   caridad,   el   sacrificio,   la   sencillez,   la   humildad   y   un   delicado   trato   con   todos   fueran   virtudes   que,   como denominador común resplandecieran en las Hermanas.
L os   testigos   la   recuerdan   como   una   mujer   muy   fina   y   educada,   de   gran   fe   y piedad,    que    vivía    siempre    en    la    presencia    de    Dios.    Una    religiosa    ejemplar, humilde,    sencilla,    caritativa,    cumplidora    del    deber    con    exactitud    y    con    gran capacidad de sacrificio por el gran Ideal. L a   Hna.   Felisa   Pérez   Álvarez,   testigo   de   visu,   afirma   que   era   una   mujer   muy   bella   y que,   al   salir   a   la   calle   para   realizar   gestiones   para   la   Congregación,   iba   con   gran recogimiento. L a   Hna.   María   Concepción   Díaz   Díaz,   fdpm,   en   su   declaración   escrita   del   20   de   septiembre   de   1999, afirma con respecto a la Hna, Asumpta: "Era   muy   ejemplar.   Se   preocupaba   mucho   por   cumplir   los   encargos   que   le   hacían   las   Madres, siempre   estaba   a   punto   de   resolver   casos   difíciles,   tal   como   buscar   empleo   para   las   huérfanas de   los   carabineros   cuando   salían   del   internado.   Se   preocupaba   mucho   por   hacer   el   bien   a   todos, pero especialmente a los más necesitados". L a Hna. (María del Carmen) Amparo Santos Reiriz, fdpm, declara: "En Sor Asumpta noté una vida ejemplar, era de carácter dulce pero con entereza, educada y prudente, observante de nuestras Constituciones, humilde y de una exquisita caridad, siendo muy respetuosa con todas y conmigo, aunque todavía era postulante y luego novicia. Durante ese tiempo sólo la veía en el refectorio y en la iglesia durante nuestros rezos, pues las novicias vivíamos separadas de la Comunidad".  L a   Madre   María   Olvido   Fernández,   fdpm,   en   su   síntesis   biográfica   sobre   las   hermans   mártires,   con respecto a la Hna. Asumpta, escribe: "Las   que   la   conocíamos   recordamos   sus   cualidades   excelentes   de   cumplida   religiosa   que   supo siempre   sacrificarse   por   los   grandes   ideales   que   movieron   a   la   Madre   María   Ana   Mogas   a fundar. Amante   del   cumplimiento   de   su   deber,   lo   mismo   al   rendir   su   trabajo   en   la   cátedra   con las   niñas,   que   en   sus   relaciones   con   personas   seglares,   a   quienes   edificaba   con   sus   valores espirituales.    Cuántas    veces    la    contemplamos    al    venir    cansada    de    la    calle,    donde    cumplía órdenes   superiores,   lo   mismo   bajo   un   sol   de   agosto   que   en   pleno   invierno,   y   al   entrar   en   el convento   marchaba   precipitadamente   a   postrarse   ante   el   ara   de   Jesús   Sacramentado   a   ofrecerle el trabajo de aquel día y cantarle en secreto las más gratas alabanzas".
Hna Asumpta González Trujillano
L os   testigos   la   recuerdan   como   una   religiosa   piadosa,   compendio   de   virtudes, exacta   en   la   observancia   de   la   Regla,   siempre   ocupada,   jamás   ociosa,   que   soportó con   heroica   fortaleza   su   enfermedad,   sin   quejarse   nunca,   con   humildad   y   espíritu de sacrificio. D on Antonio Carracedo Viña, párroco, pariente de la Hna Isabel, afirma: "La   he   tratado   mucho   desde   niña,   siempre   fue   persona   de   carácter,   de constancia, de energía y decidida.
L os    testigos    la    recuerdan    una    religiosa    ejemplar,    muy humilde   y   sencilla,   amable   y   caritativa,   fervorosa,   reservada y   fidelísima   en   el   cumplimiento   de   la   gestión   de   los   asuntos delicados que se le encomendaron.
Hna Isabel Remuiñán Carracedo
Hna Gertrudis Llamazares González
Volver